Apple Maps sitúa el Ebro en Rio de Janeiro, entre otros fallos

La última gran actualización de iOS6, el sistema operativo para móviles y tabletas de , trae más de 200 actualizaciones, pero una de las más importantes es el cambio de cartografía digital. Del , que se estrenó con el primer iPhone en 2007, a sus propios mapas, aunque en realidad son de terceras compañías dedicadas a la geolocalización, como TomTom.
La primera experiencia con Apple Maps no es buena, porque la aplicación cartográfica tarda muchísimo en cargar. Mucho más de lo que costaba con Google Maps. Da igual que sea en versión estándar, modo híbrido o satélite. Hablando claro, se queda en cuadraditos, como en esta imagen colgada en Tumbrl, un sitio donde usuarios de todo el mundo van colgando las pifias que descubren. El modo 3D es, de todos, el que más lento va.

A clientes de la compañía en Londres les han desaparecido la estación de Paddington o les han situado en Ontario, informa The Guardian. También los franceses han perdido o se han despistado sus monumentos. Y lo mismo ocurre en Australia o en Alemania. Las quejas son de punta a punta del planeta, incluso en el foro de discusiones de la página de Apple.

En el caso de monumentos como la Sagrada Familia, no sabe nada o si da una pista al escribir catedral de la Sagrada Familia, envía a Ibiza; si se escribe iglesia de la Sagrada Familia, cero resultados. Y, finalmente, La Alhambra. Apple Maps la sitúa en Granollers en un iPhone, pero en otro iPhone da dos opciones: Santiago de Querétaro o Cancún, ambos en México. Algo parecido ocurre con la búsqueda Costa Brava. Solo dos opciones, ambas en Suráfrica. En el caso de los museo Picasso, aunque hay varias opciones en España (Barcelona y Málaga las más populares), Apple Maps envía a Buitrago de Lozoya gracias a los servicios de un sitio norteamericano llamado Yelp. 

Sí acierta con la playa La Concha de San Sebastián, no así con la del Sardinero que, para Apple Maps es una calle de Alcobendas (Madrid). Si se añade la pista de “en santander”, la respuesta es de cero resultados. Tampoco hay suerte con el “ Ebro”, pues el mapa enseña de Janeiro, eso sí, aclarando “ubicación aproximada”. Y si se buscan las pirámides de Gizeth, efectivamente allí va, pero todas las carreteras adyacentes están rotuladas en árabe. Del aeropuerto de El Prat, ni idea; tampoco del de Castellón (ahí, comprensible) y con el de Barajas hay que especificar “Madrid” o se va a una carretera. En el caso de las casa colgadas de Cuenca el resultado es el Club Conquense de Billar casa Colgadas “ubicación aproximada”.

La cartografía de Google ya no está disponible en iOS6. Era una aplicación nativa, es decir, incrustada en el sistema operativo desde 2007 y no se podía eliminar. La actualización a iOS6 se la ha llevado por delante, siendo sustituida por la de Apple. La única posibilidad de seguir utilizando el sistema de Google es a través del navegador. De Safari, Chrome, Opera o el que tenga instalado en su iPhone o iPad. Es más lento, pero es una  solución. Otra consiste en instalar esta versión web en la pantalla de inicio.

Mientras Google ha desarrollado una aplicación de YouTube específica para el sistema operativo móvil de Apple, disponible en App Store y lanzada el  día antes de la presentación de iPhone 5, el buscador no tiene aún preparada la de Google Maps.

La primera incursión de Apple en este universo no está siendo satisfactoria para sus clientes. Tom Tom, la compañía de geolocalización que ha suministrado parte de los datos, ha defendido su trabajo.”La experiencia de usuario viene determinada al añadir otras funcionalidades a la aplicación”, ha declarado un portavoz de la empresa a la BBC.

Visto aquí

0
Nster.com

Comenta este canteo